Bacteriemia por Campylobacter jejuni. Caso 406

image_pdfimage_print

Paciente de 49 años de edad, natural de Venezuela, que ingresó en Urgencias de nuestro Hospital en abril de 2007 por fiebre, lesiones purpúricas y signos inflamatorios en ambos miembros inferiores con dolor.

Entre sus antecedentes personales destacaba una cirrosis hepática por VHB, diagnosticada en 1999 por criterios analíticos, ecográficos y laparoscópicos a raíz de un estudio de anemia y plaquetopenia. Se realizó un estudio con gastroscopia en el año 2001 objetivándose varices esofágicas; se inicia profilaxis de las varices mediante ligadura endoscópica con bandas. Tuvo un ingreso antes, en febrero de 2007, por un episodio de encefalopatía hepática.

Actualmente sigue tratamiento con lamivudina (150 mg/día), espironolactona (50 mg/día) y propanolol (10 mg/día) por su enfermedad de base.

No tiene hipertensión arterial, ni diabetes mellitus. No refiere alergias conocidas. En la anamnesis dirigida no aparece el consumo de alimentos sospechosos ni la tenencia de mascotas.

En este último ingreso la paciente presenta fiebre de 38ºC, hipotensión (70/30 mmHg), taquicardia, abdomen con hernia umbilical no complicada, blando, depresible, sin punto doloroso, y lesiones petequiales no palpables en ambos miembros inferiores hasta las ingles. Los resultados de la analítica demostraron una anemia importante (hemoglobina 9,6 g/dl, hematocrito 28%), ausencia de leucopenia o leucocitosis, plaquetopenia (32 x 10³/µl), y tiempo de protrombina del 29%. Los datos de bioquímica estaban modificados por la enfermedad de base (bilirrubina 6,1 mg/dl, albúmina 21 g/l, GOT y GPT altas), y el sedimento de orina era normal. La radiografía de tórax fue normal, y la ecografía de abdomen demostró signos de hepatopatía crónica e hipertensión portal, una trombosis portal parcial y una mínima cantidad de ascitis.

En el Servicio de Microbiología se obtuvieron los siguientes resultados: IgG VHA positiva, AgHBs positivo, anti-HBc positivo, anti-HBe positivo, IgG VHD positiva, IgG VIH negativa. En uno de los frascos de los 2 hemocultivos que se le extrajeron se obtuvo crecimiento a las 36 horas de incubación. En la tinción de Gram no se observaron microorganismos. Se subcultivó a placas donde no se obtuvo crecimiento a las 48 horas de incubación. Entonces, se decidió prolongar el tiempo de incubación, y a las 72 horas se reveló la presencia de bacilos gramnegativos curvados. La cepa presentó las pruebas de oxidasa, catalasa y nitratos positivas. La prueba de hidrólisis del hipurato de sodio fue también positiva. Un día después se confirmó la identificación. En el antibiograma se mostró sensible a amoxicilina/ácido clavulánico, gentamicina, eritromicina y doxiciclina y resistente a ciprofloxacino.

Durante el ingreso se instauró tratamiento empírico con ceftriaxona intravenosa y tratamiento de su enfermedad de base, presentando una buena respuesta clínica con desaparición de la fiebre y de las lesiones petequiales, así como de los signos inflamatorios en los miembros inferiores.  Como complicaciones presentó un episodio de encefalopatía hepática, resuelta con disacáridos no absorbibles. Se remitió para valoración de trasplante hepático.

 

¿Cuál es el agente etiológico del cuadro clínico descrito?

Este caso, por el cuadro clínico y sobre todo por los datos microbiológicos, con un tiempo de crecimiento de 72 horas del cultivo de los bacilos gramnegativos curvados, sugiere una bacteriemia por Campylobacter. Dentro del género de Campylobacter se incluyen 18 especies y subespecies. Son bacilos gramnegativos curvados y microaerofílicos, móviles por la presencia de flagelos unipolares o bipolares.

La forma más frecuente de infección por Campylobacter es la gastroenteritis. Las especies implicadas son Campylobacter jejuni y Campylobacter coli, pero el patógeno más comúnmente aislado en pacientes con diarrea es C. jejuni. Afecta a todos los grupos de edad, con dos picos de incidencia en países industrializados en niños y adultos jóvenes, mientras que en los países en desarrollo esta limitada casi exclusivamente a los niños. Produce una diarrea inflamatoria, dolor abdominal y calambres, en la mayoría de los casos autolimitados. Aparecen en 1-5 días después de la exposición. Puede haber vómitos y heces con sangre y moco. Los síntomas duran entre 4 y 5 días y se resuelven en 1-2 semanas.

Las infecciones extraintestinales se asocian más frecuentemente con Campylobacter fetus subespecie fetus. Las manifestaciones extraintestinales son artritis reactiva, eritema nodoso, síndrome de Reiter, bursitis, endocarditis, infección de un aneurisma, meningitis, peritonitis, pancreatitis y bacteriemia. Las bacteriemias por C. fetus se dan en pacientes con diabetes mellitus, cirrosis o en inmunodeprimidos de diferentes causas como terapia con corticoesteroides, trasplante, presencia de tumores sólidos o neoplasias hematológicas o infección por el VIH.

La bacteriemia por C. jejuni es responsable de abortos en el segundo trimestre de gestación, así como de partos prematuros.

 

¿Qué especie se aisló en este caso de bacteriemia?

El diagnóstico de especie se hace con las siguientes pruebas bioquímicas: reducción de nitratos, producción de ácido sulfhídrico, hidrólisis del indoxil acetato y del hipurato, crecimiento a diferentes temperaturas (25ºC, 30ºC, 37ºC, 42ºC) y sensibilidad al ácido nalidíxico y a la cefalotina.

La diferencia entre C. jejuni subespecie jejuni y las otras especies de Campylobacter es que C. jejuni es la única que hidroliza el hipurato de sodio. La aparición de una coloración azul-violeta indica una reacción positiva, que revela la presencia de glicina, producto final de la hidrólisis del hipurato.

La especie implicada en este caso fue C. jejuni subespecie jejuni.

 

¿Qué tratamiento se recomienda en este caso?

Los casos clínicos autolimitados por este germen no necesitan tratamiento, excepto rehidratación y reposición hidroelectrolítica. Tan sólo los pacientes con diarreas graves, de duración superior a 7 días, inmunodeprimidos o con bacteriemia se benefician de tratamiento antibiótico.

El tratamiento de elección es la eritromicina, 5-7 días. Se puede utilizar también tetraciclina o azitromicina. En casos de bacteriemia puede emplearse imipenem o la asociación de un aminoglucósido y una cefalosporina, durante 15 días. En la bacteriemia por C. fetus el tratamiento debe prolongarse un mínimo de 4 semanas.

 

¿Cuáles son medidas de prevención en los pacientes con infecciones causadas por este microorganismo?

El género Campylobacter es muy frecuente en el medio ambiente, por lo que la eliminación es prácticamente imposible.

Las carnes de pollo esta contaminada casi al 100% con Campylobacter. Mejorando las prácticas de manejo adecuado de alimentos en la cocina se reducirá el número de infecciones por Campylobacter. Esta bacteria es extremadamente frágil y se puede destruir fácilmente al cocinar los alimentos a temperatura alta (82ºC).

Otras medidas de prevención incluyen lavarse las manos, separar las carnes crudas de otros alimentos en los restaurantes y en el refrigerador, separar y lavar bien los utensilios de preparación, y no beber nunca agua, zumo o leche no tratados.

 

Caso descrito y discutido por:

Carmen Iuliana Marinescu

Servicio de Microbiología

Hospital Universitario Son Dureta

Palma de Mallorca

Correo electrónico: carmen_marinescu@yahoo.com

 

Palabras clave: bacteriemia, Campylobacter jejuni

 

Otros Articulos Relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar