Infección cutánea por Bacillus pumilus. Caso 407

image_pdfimage_print

Se trataba de un varón de 50 años de edad, de profesión pastor, que presentó un cuadro clínico de fiebre y artralgias de tres días de evolución, acompañado de una escara dolorosa de color negro localizada en la superficie dorsal del tercer dedo de la mano izquierda. La escara presentaba varias vesículas y estaba rodeada de una amplia zona de edema y eritema (figura 1). La lesión apareció inicialmente como una vesícula dolorosa que aumentó progresivamente de tamaño. El enfermo relató haber estado en contacto con ovejas en los días previos. No existió ningún antecedente traumático. La lesión supuró espontáneamente y se obtuvo una muestra para cultivo. En la tinción de Gram del exudado se observaron bacilos grampositivos esporulados. A las 24 horas, en el cultivo del exudado crecieron en agar sangre y en atmósfera aerobia colonias beta-hemolíticas de color ligeramente amarillento y catalasa positivas. No se obtuvo crecimiento en atmósfera anaerobia. En la tinción de Gram realizada a partir de las colonias se observaron bacilos grampositivos de gran tamaño con esporas localizadas en la parte central. El microorganismo resultó sensible a penicilina y móvil en caldo BHI tras incubación de 24 horas. Fueron positivas la esculina y la reacción de Voges-Proskauer. El indol y la reducción de nitratos resultaron negativos. La lesión progresó hacia la formación de una úlcera. Se produjo la completa curación de la lesión tras recibir tratamiento con ciprofloxacino oral (750 mg/12 h) durante 30 días.

Figura 1. Escara de color negro con vesículas en la superficie dorsal del tercer dedo de la mano izquierda. Se observa la presencia de edema y eritema alrededor de la escara.

 

¿Cuál es la identificación del microorganismo causal?

El microorganismo causal fue identificado como Bacillus pumilus. Se trata de una especie infrecuente del género Bacillus cuyo hábitat habitual son las heces de los animales. Las infecciones en humanos son excepcionales y en ocasiones este microorganismo puede actuar como contaminante. La forma clínica más frecuente es la bacteriemia, sobre todo en enfermos inmunodeprimidos con neoplasias. Recientemente se ha descrito la posibilidad de que este microorganismo sea el agente causal de infecciones cutáneas similares a las producidas por Bacillus anthracis (carbunco cutáneo).
B. pumilus debe diferenciarse de B. anthracis. En la tabla 1 se resumen las principales diferencias existentes entre las dos especies. Típicamente, las colonias de B. pumilus son amarillas (especialmente tras incubación prolongada) y beta-hemolíticas en agar sangre. Crece en medios habituales en atmósfera aerobia pero no en condiciones de anaerobiosis. En la tinción de Gram se corresponde con bacilos grampositivos de gran tamaño con esporas cilíndricas o elipsoidales, localizadas en la parte central del bacilo. La prueba de la catalasa y la movilidad son positivas. Entre las pruebas bioquímicas destacan la positividad de la reacción de Voges-Proskauer y la negatividad de la reducción de nitratos e indol. B. anthracis se diferencia de B. pumilus por el aspecto de las colonias (blancas o grisáceas), la ausencia de beta-hemólisis (aunque pueden ser ligeramente beta-hemolíticas), la movilidad negativa y el crecimiento en anaerobiosis. Ambas especies son catalasa positivas, Voges-Proskauer positivas, indol negativas, sensibles a penicilina y crecen en ClNa al 7%.

 

¿Qué otros microorganismos producen lesiones cutáneas similares?

Las lesiones cutáneas producidas por B. pumilus son muy similares a las producidas por B. anthracis. En ambos casos existe el antecedente de contacto con ganado. Las lesiones aparecen en zonas expuestas de la piel, especialmente en brazos, manos y cara. Es típico que el enfermo no refiera la existencia de traumatismos previos. La transmisión se produce por contacto directo con ganado enfermo o contaminado. Las lesiones comienzan con la aparición de una pápula pruriginosa en el lugar de la inoculación. Al cabo de 1 ó 2 días la pápula progresa hacia la formación de una úlcera rodeada de vesículas. Más tarde se desarrolla una costra central necrótica de color negro que se asocia a edema. Al cabo de 1-2 semanas la lesión se seca y la costra comienza a desprenderse, dando lugar a una escara permanente que evoluciona hacia la curación. En general, las lesiones producidas por B. anthracis son indoloras pero las causadas por B. pumilus pueden cursar con dolor. Cuando la causa es B. anthracis puede haber linfangitis, linfadenopatías regionales y síntomas sistémicos como fiebre, malestar general y cefaleas. La fiebre también se ha descrito en las infecciones cutáneas por B. pumilus. Otras especies de Bacillus como B. cereus también pueden ser causa de lesiones cutáneas indistinguibles clínicamente de las producidas por B. anthracis o B. pumilus. Por este motivo, en enfermos con sospecha de carbunco en los que crezcan especies de Bacillus y se descarte la posibilidad de que se correspondan con B. anthracis, es recomendable identificarlas a nivel de especie y descartar la presencia de B. pumilus o B. cereus. En los últimos años, debido a la importancia que está teniendo B. anthracis como agente causal de bioterrorismo, es importante conocer qué otras especies de Bacillus pueden producir lesiones cutáneas similares.

 

¿Qué mecanismos patogénicos están implicados en las infecciones producidas por este microorganismo?

Los factores de virulencia de B. pumilus no se conocen bien. Se sabe que este microorganismo tiene propiedades tóxicas. Se ha demostrado su efecto citopático en líneas celulares y su actividad hemolítica y proteolítica. Se ha descrito un factor dermatonecrótico que produce lesiones en modelos animales y que podría estar implicado en la etiopatogenia de las infecciones cutáneas en humanos. En modelos animales se ha comprobado la producción de toxinas relacionadas con la aparición de enterocolitis. La relación que pueda existir entre los factores de virulencia de B. pumilus y los que presenta B. anthracis se desconocen. La virulencia de B. anthracis se conoce bien y está determinada por la presencia de tres componentes: toxina del edema, toxina letal y material capsular. La lesión local es resultado de la acción de las toxinas sobre el tejido circundante, que producen necrosis tisular.

 

¿Cuál es el tratamiento más adecuado de las infecciones cutáneas producidas por este microorganismo?

Existe muy poca experiencia en el tratamiento de las infecciones causadas por B. pumilus. Es un microorganismo sensible a penicilina y el tratamiento no debería variar del recomendado para las infecciones producidas por B. anthracis. Los 3 únicos casos de infección cutánea por B. pumilus comunicados hasta la fecha evolucionaron favorablemente tras recibir tratamiento antibiótico oral con amoxicilina-clavulánico o ciprofloxacino, requiendo entre 10 y 30 días hasta conseguir la completa curación. En las infecciones cutáneas producidas por B. anthracis el tratamiento recomendado es penicilina G intravenosa, a una dosis de 4 millones de unidades cada 4-6 horas durante 7-10 días. En enfermos alérgicos a penicilina puede emplearse eritromicina, doxiciclina o ciprofloxacino. La antibioterapia está ideada para mejorar los síntomas sistémicos pero no evita la progresión hacia la escara. El tratamiento tópico no es eficaz en el carbunco cutáneo. Está contraindicada la escisión de la lesión.

 

Bibliografía

  • Tena D, Martínez-Torres JA, Pérez-PomataMT, et al. Cutaneous infection due to Bacillus pumilus: report of 3 cases. Clin Infect Dis 2007; 44: e40-2.
  • Spencer RC. Bacillus anthracis. J Clin Pathol 2003; 56: 182-7.

 

 

Caso descrito y discutido por:

Daniel Tena Gómez

Sección de Microbiología

Hospital Universitario de Guadalajara

Guadalajara

E-mail: danielt@sescam.jccm.es

 

Figura 1. Escara de color negro con vesículas en la superficie dorsal del tercer dedo de la mano izquierda. Se observa la presencia de edema y eritema alrededor de la escara.

 

 

Palabras clave: infección piel y/o tejidos blandos, Bacillus pumilus

Otros Articulos Relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar