Infección respiratoria por Corynebacterium striatum. Caso 656

image_pdfimage_print

Paciente de 63 años, exfumador desde hacía 12 años, con antecedentes de estenosis carotídea izquierda por accidente de tráfico y resección del nervio frénico izquierdo con parálisis de diafragma izquierdo. Desde tres años antes es seguido en nuestro centro por carcinoma no microcítico de pulmón estadio IV que ha sido tratado con varios ciclos de quimioterapia y radioterapia y en la actualidad en tratamiento con carboplatino y gemcitabina. Además presenta una patología pulmonar obstructiva crónica que se ha tratado hace un año, por sospecha de aspergilosis y neumonía por citomegalovirus, con voriconazol y ganciclovir.

Ingresa tras someterse a una fibrobroncoscopia solicitada en el contexto de clínica respiratoria de más de dos meses de evolución con fiebre intermitente sin bacteriemia asociada a tos y expectoración purulenta. Ha recibido tratamiento oral con ciclos de amoxicilina-clavulánico y de moxifloxacino sin mejoría.

El informe de la broncoscopia refirió bronquitis actínica de posible causa infecciosa o por progresión de la enfermedad tumoral, y cavidad necrosada en el árbol bronquial derecho con drenaje de material purulento. A raíz de estos resultados se inició tratamiento empírico con meropenem y voriconazol a la espera de los resultados de los cultivos.

En la tinción de Gram de la muestra de broncoaspirado se observaron gran cantidad de bacilos grampositivos agrupados y acompañados de abundantes leucocitos (figura 1). Tras 48 horas de incubación del cultivo se obtuvo un crecimiento abundante de colonias blancas, mucosas, de 2 mm de diámetro, catalasas positivas. La bacteria fue identificada con ayuda del sistema API CORYNE (bioMérieux) y por la morfología de las colonias como Corynebacterium striatum. El estudio de sensibilidad se realizó siguiendo las recomendaciones de EUCAST; era sensible a penicilina, gentamicina, vancomicina y linezolid, y resistente a eritromicina, clindamicina, ciprofloxacino y cotrimoxazol.

El paciente recibió tratamiento intravenoso con linezolid durante cuatro semanas resolviendo satisfactoriamente el proceso infeccioso.

 

Fig-1

Figura 1.

 

1. ¿Cuáles son las características epidemiológicas de este microorganismo?

Corynebacterium es un género muy dispar que engloba multitud de especies y en el que Corynebacterium diphteriae es el patógeno más relevante. Existen otras numerosas especies que colonizan las mucosas y la piel del hombre con carácter comensal y que son habitualmente consideradas contaminantes sin significado clínico. No obstante, está en aumento la evidencia del rol patógeno que pueden desempeñar muchas corinebacterias, particularmente en infecciones nosocomiales de pacientes hospitalizados y en individuos inmunodeprimidos.

C. striatum es una de las corinebacterias que se aíslan con más frecuencia en un laboratorio de microbiología clínica. Es un microorganismo ubicuo que coloniza la piel y las mucosas de personas sanas y pacientes hospitalizados. Su aislamiento en muestras clínicas suele considerarse colonizante pero también se ha evidenciado como responsable de enfermedades oportunistas en individuos con enfermedades graves o inmunodeprimidos. La transmisión de persona a persona a través del personal sanitario se ha evidenciado, siendo responsable de brotes en el ámbito hospitalario.

 

2. ¿Cuáles son las características microbiológicas de striatum y como se realiza su identificación?

C.strituam es un bacilo grampositivo, no ramificado, no esporulado ni ácido alcohol resistente. En la tinción de Gram las bacterias se ven agrupadas recordando letras chinas. Las colonias a las 48 horas de incubación en agar sangre son de color blanco, tienen un tamaño de unos 2 mm y una apariencia mucosa.

La identificación se puede realizar estudiando los perfiles celulares de ácidos grasos y utilizando pruebas bioquímicas como las estandarizadas en galerías comerciales como el API CORYNE que incluye 20 pruebas bioquímicas. Las cepas de C. striatum reducen los nitratos, hidrolizan la tirosina, producen ácido de la glucosa, fructosa y sacarosa pero no de la maltosa. El perfil numérico obtenido en el API CORYNE es 310010. Este perfil es común con Corynebacterium amycolatum, pero se puede diferenciar de ésta por la apariencia de la colonia (mucosa en C. striatum y seca en C. amycolatum), por la capacidad de hidrolizar la tirosina y por la mayor rapidez en la fermentación de azúcares (24 a 36 horas de C. striatum frente a 72-96 horas de C. amycolatum).

Otros métodos de diagnóstico que se pueden emplear son la espectrometría de masas (MALDI-TOF) que cada vez está más extendida en los laboratorios de microbiología clínica, y que han demostrado ser de utilidad en la identificación de estas bacterias, y las técnicas de secuenciación de la subunidad 16S del ARNr.

 

3. ¿Cómo se debe interpretar su hallazgo en los cultivos?

Debido a que C. striatum es un microorganismo normal de la microbiota de la piel y las mucosas, su hallazgo en cultivo es difícil de interpretar.

La valoración de las corinebacterias como agentes patógenos se ve apoyada cuando se aísla el microorganismo en un cultivo de una localización habitualmente estéril como sangre o líquido cefalorraquídeo, cuando en la tinción de Gram vemos una abundante cantidad de bacterias  acompañadas de leucocitos, cuando se obtiene en cultivo puro o si se repite el hallazgo en  muestras diferentes.

 

4. ¿Cuáles son las principales patologías con las que se ha relacionado este microorganismo?

Los casos de infección confirmada por C. striatum son pocos y están relacionados con pacientes portadores de dispositivos permanentes o inmunodeprimidos. En la literatura se describen pacientes con endocarditis en válvula protésica o marcapasos, meningitis, abscesos pulmonares, artritis séptica y osteomielitis vertebral. También están descritos brotes nosocomiales en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica y casos de endocarditis nosocomial en pacientes con acceso vascular para la diálisis.

Las infecciones pulmonares por C. striatum se han descrito en pacientes con alguna alteración anatómica broncopulmonar o con alguna inmunodepresión o enfermedad crónica.

 

5. ¿Cuáles son los patrones de resistencia más habituales descritos en striatum?

Existen publicaciones donde se describen los datos de sensibilidad obtenidos de colecciones de cepas de C. striatum, todas coinciden en que un gran porcentaje de las cepas son resistentes a eritromicina, tetraciclina, rifampicina y ciprofloxacino, con  intervalos de sensibilidad variables a betalactámicos y aminoglucósidos y con buena sensibilidad a vancomicina y linezolid.

Debido a la variabilidad en los datos de sensibilidad que podemos encontrar entre cepas, es necesario basar el tratamiento antibiótico en el resultado del antibiograma.

 

Bibliografía

1. Martínez-Martínez L, Suárez AI, Rodríguez-Baño J et al. Clinical significance of Corynebacterium striatum isolated from human samples. Clin Microbiol Infect 1997; 3: 634–9.

2. Meyer DK, Reboli AC. Other coryneform bacteria and rhodococci. En Mandell GL, Bennett JE and Dolin R. Principles and Practice of Infectious Diseases. 17th Philadelphia: Elservier, 2010. pp. 2695-3076.

 

Caso descrito y discutido por:

Almudena Alhambra Mosquera

Sección de Microbiología – AbaCid

Hospital Universitario HM Sanchinarro

Madrid

Correo electrónico: microbiologia.hms@hmhospitales.com

 

 

Palabras Clave: Infección respiratoria, Corynebacterium striatum

Otros Articulos Relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar