Lesión cutánea causada por una cepa de Staphylococus aureus resistente a meticilina ST398 comunitaria y relacionada con el ganado (LA-MRSA). Caso 484

image_pdfimage_print

Una niña de 12 años acude al servicio de Microbiología de nuestro hospital remitida por su pediatra para la toma de muestras de una lesión cutánea (figura 1). Tiene contacto próximo con un gatito e interesa descartar micosis, además de infección bacteriana. La lesión cutánea se sitúa en la barbilla, es redondeada aunque no se aprecia halo inflamatorio alrededor, y no es pruriginosa. Se realizó la toma de muestras para cultivo bacteriológico y micológico. Éste último fue negativo, descartándose una tinea facei, pero sin embargo en las placas de agar sangre se objetivaron a las 24 horas unas colonias compatibles con Staphylococcus aureus que se confirmaron mediante “staphyslide” y coagulasa en tubo. Las pruebas de sensibilidad se realizaron mediante el sistema VITEK2 (bioMérieux). El aislado fue resistente a meticilina, tetraciclina, eritromicina y clindamicina.

La niña es ecuatoriana pero llevaba más de 5 años de residencia en España. Vivía con su hermano y sus padres en una casa muy próxima a la granja de cerdos en la que trabajan sus padres. Ni ella ni ningún miembro de su familia tenían contacto con el sistema sanitario ni ningún antecedente patológico.

Tras conocer los resultados del cultivo, el pediatra le recetó mupirocina tópica durante 10 días y la lesión desapareció posteriormente.

FIG1_484

Figura 1. Lesión cutánea.

 

¿Pensarías que estás ante una cepa de S. aureus resistente a meticilina de adquisición comunitaria (SARM-Co)?

En principio sería un diagnóstico compatible, dado que la paciente es una niña sana, sin contactos precedentes con el sistema sanitario ni factores de riesgo para la adquisición de SARM hospitalario (tratamientos antimicrobianos previos, catéteres vasculares, sondas urinarias u otros dispositivos, ingresos previos en centros de larga estancia, …). Además, el perfil de una joven de nacionalidad ecuatoriana y con infección de piel y partes blandas (IPPB), es un perfil epidemiológico común en España para las cepas de SARM-Co.

 

¿Qué preguntas le harías a la niña y su familia, y qué harías con la cepa para filiar mejor el caso?

 La cepa se remitió para su tipificación molecular, para la caracterización de toxinas y factores de patogenicidad [entre ellas la leucocidina de Panton Valentine (LPV)] y de los genes de resistencia. Además, se llamó de nuevo a la niña y su familia para repetir la toma de piel y recoger frotis nasales. Al interrogar a la familia (padre, madre, hermano y paciente), cuentan que hace más de 5 años que no van a Ecuador. Trabajan los padres en una granja de cerdos y todos viven en un edificio anexo, con contacto esporádico de los niños con lechones y otros animales (gatos, etc.).

Los 4 resultaron ser portadores nasales de SARM, con diferentes patrones de resistencia a antibióticos, cepas que se remitieron a su vez para estudio molecular. Los resultados del estudio demostraron que en las lesiones de la niña y en todos los frotis nasales de la familia se recuperaban cepas no tipificables mediante la electroforesis en campo pulsado convencional, y que, tras ser estudiadas mediante MLST, correspondían al ST398, relacionado con animales [livestock-associated Methicillin Resistant Staphylococcus aureus (LA-MRSA)].  Concretamente, el aislado correspondió a SARM ST398 spatype011/SCCmecV/agrI, y fue negativo para LPV, TSST-1, ETA-a y ETA-b.

 

¿Cuál es la epidemiología de LA-MRSA? ¿Qué características tiene el llamado LA-MRSA? ¿Con qué patología está relacionado en humanos y animales?

 Holanda comenzó dando la voz de alarma en 2006 acerca de una nueva variante de aislados, no tipificables mediante técnicas convencionales de electroforesis en campo pulsado, y relacionados con el contacto con ganado, especialmente porcino. Mediante estudios epidemiológicos se puso de manifiesto que, además de este colectivo, el de veterinarios estaba colonizado por SARM en mayor medida que el resto de la población, y que entre ellos aparecían las cepas no tipificables que fueron clasificadas como pertenecientes al CC398, hasta entonces excepcional en aislados humanos. Posteriormente se conocieron casos aislados de infecciones en seres humanos por estos tipos, y en aquellas que se siguieron de cerca se pudo comprobar un estrecho vínculo entre las personas afectadas y el ganado porcino. Se trataba generalmente de IPPB y el estado de portador nasal era frecuente entre los afectados, sus familiares y convivientes más próximos y los animales de las granjas con que se relacionaban. Del estudio de las nuevas variantes se están extrayendo una serie de conclusiones, como que en su mayoría carecen de LPV; que en principio parecen menos virulentos; y que no se diseminan con facilidad a la comunidad (es decir, que se restringen al hábitat de las personas con relación de proximidad estrecha con ganado porcino). Aunque todo ello puede parecer tranquilizador, sabemos que hay más motivos de preocupación, ya que hay casos de infecciones humanas graves (endocarditis, neumonía asociada a ventilación mecánica, IPPB); cepas productoras de infección con LPV; y también que pueden asentar en personas sin relación con animales. Además, aunque las tasas de resistencia son variables, pueden llegar a ser muy altas, con aislados de S. aureus en nuestro país que llegan a albergar hasta 11 genes de resistencia (que confieren resistencia a beta-lactámicos, macrólidos, lincosamidas, cotrimoxazol y tetraciclina) y mutaciones que originan resistencia a quinolonas.

 

¿Qué actitudes debemos adoptar ante estos aislados?

En cuanto al alcance de estas nuevas cepas, pensamos que tiene una doble dimensión. Por un lado la individual, en cuanto a que los pacientes que presentan una infección por SARM-ST398 lo suelen albergar en sus fosas nasales, y esta colonización se ha demostrado muy prolongada y difícilmente erradicable en individuos que trabajan con ganado porcino. Ello puede suponer un mayor riesgo de infección, que aunque se ha demostrado bajo en algunos estudios, no puede ser, en modo alguno, menospreciado, y es un extremo que debe ser conocido por el paciente y por el médico que le atenderá en una hipotética estancia hospitalaria. Por otro lado, la probabilidad de albergar cepas de SARM se ha demostrado alta en la población que trabaja con ganado (especialmente granjeros de ganado porcino, pero también veterinarios, personal que trabaja en granjas de vacuno y con caballos). Creemos que introducir en el cuestionario de riesgo para SARM la pregunta de la relación con animales -especialmente con caballos, vacas y ganado porcino- es una pregunta oportuna y que está justificada por todo lo anteriormente expuesto.

 

Bibliografía

Van Loo I, Huijsdens X, Tiemersma E, et al. Emergence of methicillin-resistant Staphylococcus aureus of animal origin in humans. Emerg Infect Dis 2007; 13: 1834–9.

 

Caso descrito y discutido por:

Carmen Aspiroz1,  Carmen Lozano2, Juan José Lasarte3 y Carmen Torres2

1Microbiología. Hospital Royo Villanova. Zaragoza

2Universidad de La Rioja. Logroño

3Pediatría. Centro Salud San Mateo de Gállego. Zaragoza

Correo electrónico: carmenaspiroz@gmail.com

 

Palabras Clave: Staphylococcus aureus, Resistencia a antibióticos, Infección de piel/tejidos blandos.

Otros Articulos Relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar